Mis primeras semanas con Windows 10

primeras-semanas-windows-10-6Normalmente no soy de adoptar demasiado rápido un sistema operativo para PC; por ejemplo Windows XP fue mi pastor durante muchos años, incluso lo usé mucho tiempo después del estreno de Windows 8. Sin embargo deseaba probar rápidamente Windows 10 para saber qué cambios incluía, si mi portátil lo soportaba, etc. Hoy les comparto mi experiencia al actualizar y utilizar este nuevo SO de Microsoft durante un par de semanas.

Instalación

Al contar con un portátil con copia original de Windows 8 en mi portátil pude actualizar sin costo a Windows 10, y la experiencia fue bastante buena. A las pocas horas de lanzarse el nuevo sistema operativo de Microsoft pude descargarlo e instalarlo sin mayores inconvenientes aparte del tiempo dedicado, de aproximadamente una hora y media posterior a la descarga.

Al finalizar el procedimiento inicial que reemplaza el viejo SO e instala buena parte de los drivers necesarios, viene la configuración inicial del sistema. En esta hay que tener mucho cuidado ya que el instalador te pregunta varios aspectos importantes que desea guardar o compartir con Microsoft, al igual que permitir por defecto la conexión automática a cualquier red inalámbrica abierta. Te sugiero leer muy bien y desactivar las opciones que sean convenientes (también puedes hacerlo posteriormente en las opciones del sistema).

primeras-semanas-windows-10-3La experiencia general

Muchos dirán lo mismo que yo: ¡AL FIN VOLVIÓ EL BOTÓN DE INICIO!

Aunque parece pequeña es una de las grandes correcciones que ha hecho Microsoft. Tener un botón de inicio evita lo complicado que era ir a ciertas aplicaciones como pasaba en Windows 8, al igual que dirigirse a las opciones de configuración. Sin embargo, si estás acostumbrado a la vista de pantalla completa de grupos de aplicaciones puedes hacer que se visualice de esa manera a través de la opción Personalización al dar clic derecho en una zona libre del escritorio.

La interfaz es bastante sencilla, sin complicarse con demasiados adornos estéticos y manteniendo un aspecto funcional; el menú de Inicio organiza de manera alfabética los programas y da acceso a la configuración del sistema sin que tengamos que buscarla en los bordes como en Windows 8. Los elementos desplegables cuentan en su mayoría con fondos traslúcidos que no quitan mayor rendimiento al computador.

Además se incluye una ventana de notificaciones en la parte inferior derecha de la barra de tareas, que nos informa cosas como los correos entrantes, los modos de pantalla activados (puedes cambiar a modo tableta para usar con equipos 2 en 1, tablets o pantallas touch), configuraciones rápidas para redes, modo avión, bluetooth, VPN, ubicación, etc. Es una adición muy interesante y práctica.

También me gusta mucho la opción de crear escritorios virtuales múltiples. Al dar clic en el símbolo de la Vista de Tareas podemos pasar a una pantalla que muestra las aplicaciones abiertas; allí tenemos un icono que dice “Nuevo Escritorio”. En cada uno podemos agrupar aplicaciones, programas y demás, de forma que podemos organizarlos a la medida de cada actividad. Funciona bastante bien y puede brindar comodidad a los usuarios que necesitan tener listas las cosas para hacer tareas específicas en un momento determinado o para no enredarnos al tener varios programas abiertos.

primeras-semanas-windows-10-4En general el rendimiento del equipo no se ha visto impactado, los programas abren rápido, la interfaz no tiene parpadeos o caídas, el paso entre escritorios virtuales es fluido, y el motor de búsqueda del sistema operativo funciona sin inconvenientes. Lo único que lamento no poder probar es Cortana, la asistente digital para los dispositivos con Windows 10, ya que aún no ha sido activada en varias regiones por cuestiones de idioma. Y aunque en teoría se puede habilitar al cambiar la región e idioma del equipo no he realizado el ensayo.

¿Y los juegos?

Es tal vez la materia con la que pude identificar más problemas, aunque no eran directamente concentrados en los mismos, ya que estos tienen un rendimiento normal en comparación al uso en Windows 8. Como dije anteriormente, la mayoría de drivers para el equipo se instalan durante el proceso de actualización, pero algunos quedan faltando debido a sus versiones o a la forma en la que deben instalarse en el equipo.

Vamos por partes. En materia gráfica no hay problemas si mantienes los drivers relativamente actualizados, pero en el momento de lanzamiento Nvidia puso a disposición uno nuevo diseñado para mejor funcionamiento del sistema operativo pero que no cambia de manera automática. Lo recomendado es descargarlo desde la página del fabricante e instalarlo de manera directa (en el caso de Nvidia, sin usar el GeForce Experience).

El segundo inconveniente que encontré fue con el audio. En mi caso, el driver de Realtek no tiene una versión mejorada y crea ciertos inconvenientes, en especial reberveración exagerada de sonido, ecos o estática. Estos se pueden solucionar parcialmente al jugar un poco con las opciones del panel de audio y el Administrador de Sonido Realtek (ejemplo: elegir calidad de audio DVD y eliminar los efectos). Tendremos que esperar a futuras versiones del driver para solucionar por completo el asunto.

El tercer problema no es masivo pero sí importante. Una pequeña porción de juegos de la biblioteca de Steam no arrancaban al elegirlos dentro o fuera de la plataforma. Por ejemplo, al tratar de lanzar Rocket League (incluso con modo Administrador) me salía un error que involucraba la falta de un archivo MSVCR100.dll. Al investigar un poco supe que la instalación de Windows 10 elimina el Microsoft Visual C++ 2010 Redistributable Package. Así que en caso de tener problemas para lanzar los juegos con el nuevo sistema operativo (o incluso alguno que otro programa) les recomiendo descargar e instalar las versiones x86 (aquí) y x64 (aquí) de este paquete.

primeras-semanas-windows-10

Otra cuestión: aún tenemos que esperar a los juegos que estén diseñados para soportar DirectX 12 al igual que tener tarjetas gráficas totalmente compatibles con esta tecnología. Aún así podemos decir que aparte de los problemas relacionados anteriormente no tendremos que preocuparnos ya que nuestra biblioteca de juegos funcionará.

Por último, me parece curioso que algunas aplicaciones tanto de juego como de contenido necesiten suscripciones de pago, como Solitario o el Reproductor de DVD estándar. Lo más probable es que Microsoft apunte a este tipo de monetización para compensar parcialmente la “gratuidad” de Windows 10 (junto al aspecto de compartir datos), pero no deja de ser extraño y de cierta forma exagerado.

En conclusión, las primeras semanas con Windows 10 me han dejado satisfecho. Si bien no es un cambio revolucionario o que rompa fronteras, tiene ajustes que cualquier usuario verá con agrado a excepción de las opciones de seguridad que debemos revisar y donde probablemente tendremos que compartir información con Microsoft. Si puedes, dale un tiempo antes de actualizar para que salgan algunos drivers al mercado, pero no deberías tener problemas si quieres hacerla de inmediato y cuentas con un hardware relativamente reciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s